Detalles de la misteriosa reunión de las Spice Girls

La aparición el pasado viernes de una fotografía en la que Geri Horner, Victoria Beckham, Mel B, Mel C y Emma Bunton posaban en perfecta armonía generó toda una revolución en las redes sociales al dar pie a un sinfín de preguntas: ¿estábamos ante un inminente regreso de la girl band por excelencia? ¿Se animarían las Spice Girls a subirse de nuevo a los escenarios?

En resumen, qué tentadora oferta había obrado el milagro que no consiguió ni el vigésimo aniversario de su tema Wannabe: juntarlas a todas -incluida a la siempre reticente Victoria- bajo un mismo techo.

Lo que dicen las chicas

Tal y como se ha encargado de revelar ahora Emma, los temas que se trataron en esa reunión -que tuvo lugar en la mansión londinense de Geri- giraron más en torno a sus vidas personales que profesionales.

“Estuvimos recordando los viejos tiempos, hablando de nuestros hijos. Fue muy agradable. Nos sentamos todas alrededor de la mesa de Geri y pedimos comida para llevar: sushi y ensaladas y bebimos té y un poco de Prosecco y resultó maravilloso verlas a todas. Me encantó, fue muy divertido”, señaló la anteriormente conocida como Baby Spice.

Pese a que se ha hablado mucho de la posibilidad de que las “chicas picantes” estén preparando un disco de grandes éxitos o un especial televisivo -por lo que supuestamente se embolsarían 10 millones de dólares cada una-, Emma ha insistido en que aún no hay nada decidido.

“Aún no sé nada. Lo más importante era que nos sentáramos todas juntas y dijéramos: ‘Bueno, hay todas estas cosas, estas oportunidades, ¿nos parece bien a todas? Hay muchas cosas emocionantes por llegar, pero qué exactamente está por ver. Necesitamos otra reunión al respecto, porque estuvimos hablando durante horas y de pronto nos dimos cuenta que teníamos que ir a buscar a nuestros niños”, ha asegurado de manera evasiva.

Una vez más, la artista casi retirada se ha sorprendido ante el frenesí que se sigue generando en torno a las Spice Girls, especialmente porque en solitario nunca provoca ese tipo de reacciones.

“Es increíble… Obviamente yo estuve allí y me fotografiaron a la salida, había un montón de paparazzi… Y unos minutos después estaba sentada en el hall de una iglesia en Barnet esperando a mi hijo, que había ganado un diploma por sus movimientos de baile”, explicó acerca del contraste entre esas dos facetas de su vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *