Supergirl alza vuelo otra vez

1477421778987

Aunque Melissa Benoist asegura no sentir que su vida ha cambiado demasiado desde que fuera escogida para caracterizar a Superniña, la realidad es otra: su rostro ahora es reconocido mundialmente como el de Kara Zor-El, la prima de Supermán.

“Vengo y hago el trabajo que he hecho prácticamente toda mi vida y que amo, y eso me hace muy feliz. En realidad no sé qué tanto ha cambiado o quién soy, pero solo ha sido para mejor”, asevera la joven actriz ante los medios durante un agitado día de grabaciones desde el nuevo set que en la actualidad alberga la teleserie que protagoniza.

Inicialmente Supergirl mezclaba a la célebre heroína de los cómics con una suerte de El diablo se viste de Prada (2006), donde Calista Flockhart (Ally McBeal, Brothers and sisters) tomaba el rol de la villanesca dueña de un conglomerado mediático, CatCo, y Benoist el de su torpe e ingenua asistente. En un mundo infantil lleno de princesas, el target eran pequeñas que podían hacer de Superniña su nuevo ídolo.

Con un tono suave al hablar que la hace aparentar menos de sus 28 años recién cumplidos, interrogada sobre si hoy en día, a un año de estrenado el seriado de ficción, se siente un ejemplo a seguir para esas chiquillas, Benoist expone que “debería ser un ejemplo para todos, no exclusivamente para jovencitas,pero estoy muy feliz de que les haya llegado a muchas de ellas. Tengo la oportunidad de conocer a varias cuando estoy en locación, y lo vivo en acción, siempre percibo eso cuando tengo puesto el traje. Así que sí podría decir que me siento como un modelo a seguir por niñas y jovencitas”.

Ahora, para su segundo ciclo que estrena Warner Channel hoy a las 8:00 pm, no solo la producción se mudó de Los Ángeles a Vancouver en Canadá y de cadena televisiva en el norte, sino que implementará una cantidad de cambios que la harán calar más entre los otros héroes que habitan en su nuevo canal estadounidense: Flash, Arrow y las Leyendas del mañana.

Flockhart solo tendrá apariciones especiales –dada la mudanza de ciudad-, por lo que Cat se toma una licencia en el episodio dos y deja a James Olsen (Mehcad Brooks) en su cargo, mientras Kara se inicia como reportera bajo un nuevo y déspota jefe llamado Snapper Carr (Ian Gomez). Por su parte su mejor amigo, Winn (Jeremy Jordan) pasa a integrar el equipo del reformado DEO (Departamento de Operaciones Extra-Normales), asumiendo un rol muy semejante al de Cisco Ramón en The Flash o Felicity en Arrow, después de todo fue él quien diseñó el supertraje de la heroína.

Además contará con las muy promocionadas apariciones especiales del propio Superman (Tyler Hoechlin) en los dos primeros episodios; y de la otrora Mujer Maravilla, Lynda Carter, como la Presidenta de los Estados Unidos, Olivia Marsdin, en una caracterización que la propia actriz declaró haber moldeado en Hillary Clinton.

También se verá la introducción de otro joven interplanetario, Mon-El (Chris Wood), a quien los seguidores de los cómics reconocerán como uno de los miembros de la Legión de Súper Héroes con poderes similares a Supermán, solo que al principio no se sabrá si es del todo amigable.

“Lo que es verdaderamente importante es que toda la temporada pasada la vimos amoldándose a su rol como Supergirl y tratando de encontrar su base como súper heroína. Esta vez ella tiene que lidiar con los cambios monumentales que suceden a su alrededor y no es algo de lo que esté muy contenta. Es una criatura de hábitos, así que cuando todo cambia es como un shock, pero a la vez tiene mucho para hacerla crecer”, comenta la actriz sobre las modificaciones.

Benoist, quien asegura extrañar los días soleados californianos, sostiene que “ahora es como si nuestro mundo se ha expandido y el horizonte es mucho más amplio en términos de las tramas en las que podemos sumergirnos; de veras se siente como que cada personaje tiene su propia historia y caminan uno al lado del otro hacia ese nuevo horizonte, y eso es muy emocionante. Este año tenemos libretos increíbles”.

Para ella, que disfruta más a la Kara detrás de los lentes que la de la capa roja, tener la oportunidad de personificar a un súper héroe con su alter ego, “realmente es como caracterizar a dos personas, de modo que puedes explorar cada pedacito del personaje: cómo es cuando se siente muy segura de sí misma, o cómo es cuando está escondiendo una parte de sí. Así que me siento muy afortunada de interpretar eso”.

“Lo que me gusta de los súper es lo que ellos representan, lo verdaderamente buenos que son, desde adentro hacia afuera”, continúa. “Supergirl mantiene a todo el que trabaja en la serie en un estándar, porque ella es muy buena, tiene mucha esperanza y es optimista. Eso es una gran cosa que aprendí de encarnarla. Se trata siempre de encontrar el lado positivo, y con riesgo de sonar extremadamente seria, es lo que siempre hago. Es una lección muy valiosa”.

A la vez asume con la misma humildad su rol como la única heroína actual con serie televisiva propia.

“No seré la única por mucho tiempo”, ataja entre risas, “eso es lo que siento. Trato de no pensar de esa forma, porque debería ser la norma y vamos en esa dirección, ya viene Captain Marvel. También Lynda Carter estuvo en esta posición hace un buen tiempo, y ella marcó pauta. Tenerla aquí en el set fue increíble y me sentí inspirada por la actitud que tiene sobre todo esto. Cómo de verdad acogió ser la Mujer Maravilla, y ella me dio ese consejo: tienes que acoger este personaje de veras, quién es y cómo la gente responde hacia ella”.

En cuanto a la hipotética posibilidad de tener un poder en la vida real señala “desearía que existiese uno que hiciese que todo el mundo se llevara bien. Y tan simple como suena, desearía que la paz fuera un superpoder”, justo antes de ser llamada de vuelta a grabar.

Fuente: eluniversal.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *